Skip to main content

¿Cómo regar la flor de Pascua? ¿Cada cuánto tiempo? Éstas son algunas de las dudas más frecuentes que tenemos a la hora de cuidar nuestra flor de Pascua. Y es que el riego adecuado es una de las reglas de oro para mantener en perfectas condiciones esta planta tan especial. Los expertos de Stars for Europe (SfE) te desvelan en este post los mejores métodos para hacerlo.

 

El riego desde la parte superior

Regar la poinsettia desde la parte superior es una de las técnicas que te permitirá asegurarte de que sus brácteas conserven su distintivo color durante mucho tiempo. En este caso, la regla general es que la cantidad de agua debe representar aproximadamente el 10 % del volumen total de su recipiente. De esta manera, si la planta está en una maceta de unos 12 centímetros, necesitará entre 70 y 90 mililitros, y a una maceta de 14 centímetros se le deberá poner de 100 a 130 mililitros.

Si optas por este método, es muy importante que, tan pronto como el agua se filtre por el orificio de drenaje, dejes de regar y elimines el exceso de agua del plato o recipiente sin dejar que pasen más de 15 minutos después del riego.

El método del platillo

Otro de los sistemas más apropiados es agregar agua al platillo durante 15 minutos y luego eliminar el exceso de agua. Lo que debe tenerse en cuenta es que el agua se absorbe desde abajo, lo que hace que la superficie de la tierra a menudo se vuelva bastante seca, aunque la zona de la raíz tenga la humedad apropiada.

El peso es la forma más sencilla de calcular cuándo es necesario regar la planta. En este sentido, es interesante destacar que este método de riego es especialmente conveniente para las raíces sensibles.

El riego por inmersión

Por último, el tercer procedimiento que proponemos para que tu flor brille con luz propia es el riego por inmersión. Para que el sustrato y la raíz puedan absorber el agua que necesitan, deberán sumergirse completamente en agua a temperatura ambiente durante un breve período de tiempo. Esto funciona mejor si se lleva a cabo en un jarrón o una olla más grande.

Las burbujas te permitirán ver si la planta está absorbiendo agua. Así, cuando el burbujeo disminuya, la planta debe levantarse para permitir que el exceso de agua se drene y poder colocarla de nuevo en su maceta. Alrededor de 15 minutos después, deberás revisar la maceta para eliminar el agua que se haya filtrado.

¡No la ahogues!

En cuanto a la frecuencia, ponerle agua en exceso es uno de los errores más comunes, la moderación es clave: riégala sólo cuando la superficie del compost esté casi seca. Lo ideal es regalara una o dos veces por semana, dependiendo del tamaño de la planta, la temperatura ambiente y la ubicación.

Si quieres más consejos de cuidado e ideas de decoración con poinsettias, no te pierdas las publicaciones de nuestro blog.