Skip to main content

La «Euphorbia pulcherrima» tiene una historia extraordinariamente larga a sus espaldas: los aztecas de América Central ya conocían y veneraban la planta, y en el siglo XVI los americanos y europeos también la conocieron. Mientras tanto, es difícil imaginar el tiempo de Adviento en cualquier parte del mundo sin él.

La poinsettia también es conocida como la «Estrella de los Aztecas». Los aztecas vivían en Centroamérica en los siglos XIV y XV y eran conocidos por sus grandes conocimientos botánicos. Conocían innumerables plantas, sabían de sus efectos medicinales y de sus posibles otros usos. Admiraban una planta en particular: un arbusto verde que podía crecer hasta cuatro metros de altura y desarrollaba hermosas hojas rojas.

Llamaban a esta planta «cuitlaxochitl», que se traduce aproximadamente como «flor de cuero», y la veneraban como símbolo de pureza por sus magníficas hojas rojas. Los aztecas cultivaban poinsettias en sus jardines y decoraban sus templos con ellas. También utilizaban el arbusto para fabricar un tinte rojo a partir de las hojas y procesaban la leche de la planta para hacer una medicina contra la fiebre. Probablemente por todos estos usos, fue considerada la planta favorita del emperador azteca Moctezuma.

La planta azteca llega a Europa

Entre 1519 y 1521, varios barcos españoles desembarcaron en la costa centroamericana; las tripulaciones conquistaron el territorio azteca y capturaron al legendario emperador Moctezuma. Los españoles pronto se aficionaron también a esta planta excepcionalmente bella y útil:

El naturalista y médico español Francisco Hernández de Toledo llegó a describirla en su obra «Rerum medicarum Novae Hispaniae therausus» (aproximadamente: «Lista de todos los usos medicinales de Nueva España»). Hernández de Toledo fue, pues, el primer extranjero fascinado por el «cuitlaxochitl» de los aztecas, pero no iba a ser el último.

«Euphorbia pulcherrima» se denomina oficialmente

Tras la conquista española, cada vez aparecieron más europeos en la zona: Hacia 1800, por ejemplo, llegaron los compatriotas de Hernández de Toledo Marín Sesse y Lacasta y José Mariano Macín. Estaban en un viaje de investigación cuando descubrieron el «Cuitlaxochitl», y estaban tan entusiasmados con él que enviaron varios ejemplares a España.

En 1803, el naturalista alemán Alexander von Humboldt recogió algunas de las plantas en el lugar y las llevó consigo a su regreso a Alemania; treinta años más tarde, también lo hizo el botánico Wilhelm Friedrich von Karwinsky von Karwin, que trajo varios ejemplares de un viaje a México. Ahora se ha notado varias veces que «Cuitlaxochitl» recibió oficialmente un nombre latino.

La planta se conoce ahora también como «Poinsettia».

En el «Allgemeine Gartenzeitung» se la denominó Euphorbia pulcherrima, «el más bello de los tártaros». Pronto tuvo otro nombre no oficial: También se conoció como «Poinsettia». Esto fue gracias al político y botánico aficionado estadounidense Joel Roberts Poinsett, que fue el primer embajador de Estados Unidos en México y quiso conocer el país.

Durante una excursión local, encontró la planta y quedó inmediatamente impresionado por su belleza. Se lo llevó a Estados Unidos, lo distribuyó entre sus amigos y conocidos y lo envió a los jardines botánicos de todo el país, incluido el Jardín Botánico de Bartram en Filadelfia. Allí decidieron que la planta era tan hermosa que debía cultivarse y venderse, y la presentaron en la Exposición de Flores de Filadelfia.

Popular en todo el mundo, especialmente en Navidad

La gente se entusiasmó y pronto la «Poinsettia» se vendió en todo el país, y en las regiones más cálidas crecía ahora de forma silvestre. A principios del siglo XX, Albert Ecke, un inmigrante de Alemania, se aprovechó de ello: En sus tierras crecían arbustos de poinsettia silvestre. Las hojas rojas le parecieron muy navideñas, así que vendió ramos de «poinsettia» en Navidad, y tuvo un gran éxito.

Tanto éxito, de hecho, que pronto pudo concentrarse por completo en la cría y venta de «Poinsettia». Tras su muerte, su hijo Paul Ecke tomó el relevo. Tenía un don para el marketing, llamó a la «Flor de Pascua» ahora también «Estrella de Navidad» y se aseguró -con publicidad y en colaboración con revistas- de que pronto se hiciera un hueco firme en la cultura navideña estadounidense.

La «poinsettia» pronto se hizo más popular también en Europa. A partir de la década de 1950, los criadores estadounidenses y europeos consiguieron incluso convertir la «poinsettia» en una planta de interior más bien pequeña que también podía mantenerse en una maceta. Con ello, por fin lo había conseguido: era imposible imaginar la temporada navideña sin ella en ambos continentes (y también en muchos otros países).